Mente preocupada y mente en paz

May 17, 2016 by

Print Friendly, PDF & Email

La menteMuchas de las operaciones del cuerpo son actividades automáticas. Por ejemplo, la respiración. Continuamente respiramos, pero raramente ponemos atención en esta rutina. La sangre fluye mecánicamente a través de las venas, pero raras veces estamos conscientes de este movimiento. Así es con numerosas funciones corporales. Pensar es también, en gran parte, una actividad mecánica sin interrupciones. Los pensamientos van y vienen continuamente desde el amanecer hasta el anochecer.

No hay absolutamente ningún descanso de ellos, ni siguiera un minuto. Muchos de estos pensamientos no son necesariamente invitados, solo llegan, toman su atención por un rato y luego se desvanecen. Nuestra consciencia interna es como el cielo y nuestros pensamientos son como las nubes. Las nubes flotan en el cielo, viajan por un rato y se desvanecen. Las nubes no duran para siempre y los pensamientos tampoco. Debido a su movimiento constante ellos ocultan nuestro consciencia interna y se van para dar espacio a otros pensamientos diferentes.

Los pensamientos son similares a las olas en el mar, que están en constante movimiento, nunca están quietos. La mente, que atrae y crea los pensamientos y encuentra difícil estar quieta. Constantemente piensa sobre cualquier cosa que visualiza. Le gusta comparar, examinar, razonar y preguntar. Nunca descansa, ni siquiera un instante.

La mente.

Cada mente automáticamente admite algunas ideas, pero rechaza otras. Es la razón por la cual algunos individuos llenan sus mentes con pensamientos acerca de ciertos temas, mientras otra gente ni siquiera piensa en eso. Parece que cada tiene un filtro mental diferente.

¿Cómo es que ciertos individuos les gusta el fútbol y a otra gente no? ¿Cómo es que a ciertas personas les gusta un cantante y otras no? ¿Cómo es que mucha gente piensa en un tema continuamente, mientras otros nunca piensan es eso? Todo es atribuible a este filtro interior.

Este es un filtro mecánico e inconsciente. ¿Usted conscientemente ordena que ciertas vengan y otras se vayan? Esto es normalmente una acción mecánica. Este filtro ha sido formado gracias a las influencias que lo han impactado desde la niñez. Cada evento, acontecimiento, palabra o sugestión ha impactado su mente, que ha creado sus pensamientos en consecuencia. La mente es una fábrica de pensamientos, funcionando por turnos, día y noche, creando pensamientos.

Cada uno piensa y crea pensamientos. Es como si viviéramos en un océano de pensamientos. Constantemente escogemos uno, viajamos con él por nuestra mente y luego tomamos otro. Es como si capturamos un pez en el mar, lo dejamos partir y tomamos otro.

La mente preocupada constante absorbe nuestra atención. A veces nuestra atención está en un pensamiento y luego en uno diferente. Una gran cantidad de energía y tiempo es utilizado en esta manera insignificante y generalmente negativa de pasar pensamientos. Esto es una prisión. ¿Por qué permitir los pensamientos de regular la mente, en lugar de ser su superior? ¿Por qué no disfrutar de la respuesta interna y elegir solamente los pensamientos buenos y valiosos? ¿Por qué permitir que sus pensamientos lo traten como un patrón implacable que constante lo hace trabajar sin descanso?

No hay ninguna libertad en esto. Es libertad cuando usted es capaz de elegir sus pensamientos. Es libertad cuando usted puede elegir cuál pensamiento permitir y cual rechazar. Parar el flujo de pensamientos puede parecer una hazaña imposible, pero condicionar la mente, haciendo ejercicios de concentración y practicando la meditación, paso a paso lo conduce hacia este poder. La mente es similar a una criatura salvaje. Puede ser educada en el autocontrol y el respeto de un poder más grande por intermedio de la correcta disciplina. Este entrenamiento conduce a la serenidad y al control mental.

¿Quiere disfrutar de la serenidad? ¿Le gustaría permanecer calmado y relajado durante situaciones desafiantes y tensas? No es tan difícil como parece. En una realidad llena de estrés, disputas y desafíos, la paz mental es una necesidad. Un individuo que tiene paz mental es capaz de estar relajado, imperturbado e inafectado por los problemas exteriores.

Esta serenidad no tiene nada que ver con la indiferencia o la pereza. En realidad, usted es capaz de estar relajado, pero seguro y con una mente aguda e inteligente. La meditación, los ejercicios de concentración, la imaginación guiada, las afirmaciones y los ejercicios de respiración son algunos métodos que conducen a la paz mental.

Cada una de estas técnicas harán que su mente esté más tranquila poco a poco, pero usted tiene que practicar todos los días para adquirir resultados. Cuando usted avance con su método preferido, su grado de serenidad aumentará.

La paz mental eventualmente será más notable y podrá experimentarla constantemente, no solamente cuando medita o hace ejercicios de autocrecimiento. Usted disfrutará su paz mental en cualquier lugar donde se encuentre. Usted también descubrirá que usted adquirirá felicidad interna, fuerza interna, fuerza de voluntad y disciplina, mejor juicio y habilidades mentales considerables.

Cuando su mente está calmada, irradia constantemente serenidad a los individuos que pasan alrededor suyo. Una mente calma provoca un efecto reconfortante en otros y crea una atmósfera de serenidad que influencia las auras de los que lo rodean. Una mente pacifica, particularmente durante la meditación y concentración, al final conduce a una serenidad real y duradera y al poder de contener la mente.

Con esta clase de condicionamiento la mente para de regañar y aburrir y el poder dentro de los pensamientos se vuelve más fuerte. Después su mente se transforma en su sirviente, usted adquiere el poder de cambiarla o apagarla a voluntad. Usted será capaz de utilizarla cuando necesite y apagarla cuando no la necesite. Usted puede afirmar que no tiene tiempo para adquirir paz mental, pero la realidad es que usted puede encontrar siempre el tiempo si realmente quiere hacerlo.

Usted puede pensar que su paz mental puede construirse solamente en ciertas circunstancias especiales y en lugares especiales. Esto no es cierto.

Las condiciones exteriores no deben parar su proceso. Si su deseo de paz mental es suficientemente fuerte, usted puede alcanzarlo si usted vive en un templo o en una ciudad escandalosa. La paz mental puede ser suya si usted se esfuerza en tranquilizar y calmar su mente. Si usted siempre piensa que es inalcanzable y reservado para ciertos individuos, entonces modifique esta creencia, porque esta creencia lo mantiene alejado de sí mismo. Aplazar las cosas para mañana siempre retarda las cosas para mañana.

Trate esto:
1- Siéntese confortablemente.
2- Pase a través de su cuerpo de los pies a la cabeza y relaje cada músculo agitado.
3- Tome respiraciones profundas.
4- Ahora piense en algo que lo inspire o lo haga feliz. Piense en algo que disfruta haciendo, o un evento alegre en el pasado.
5- Disfrute de la calma y la felicidad que está experimentando. Sumérjase en estos agradables sentimientos y borre todo lo demás por un momento.

Repita este proceso cuando se sienta tenso y ansioso. Esto es solamente el primer paso. La serenidad puede ser adquirida por medio de diferentes técnicas, pero particularmente por medio de la concentración y la meditación practicadas regularmente.

Imagen cortesía de Mr-Vector7 / FreeDigitalPhotos.net

s2Member®