Maneras de aumentar la confianza de su hijo

Nov 18, 2013 by

Print Friendly, PDF & Email

Confianza en los niñosLa infancia es la etapa más importante en la vida humana y es cuando muchas emociones y habilidades se establecen. Un niño con autoestima crece siendo seguro. El crecimiento emocional y mental de un niño depende de muchos factores que influyen, pero el más importante es la familia.

La actitud de los padres en la vida de un niño es lo que más importa. Todas las acciones de los padres debe fomentar la autoestima en un niño, manteniendo el objetivo final de desarrollar la mente de un adulto sano, seguro y feliz. Estimular y valorar la actitud positiva hace que un niño tenga confianza. A los niños les gusta hablar en detalle acerca de sus actividades, y se anima cuando es apreciado por logros específicos. Para ello, además de las conversaciones cotidianas, los padres deben dedicar tiempo a algunas palabras de ánimo. Pueden apreciar su comportamiento en un partido específico o incluso un pequeño acto de bondad. Desde el punto de vista de un niño esto es importante, ya que pueden ser las pocas ocasiones en la que los adultos lo notan.

Tratar a los niños como individuos y hacer que se den cuenta del resultado final de sus acciones ayuda en que tomen adelante buenas decisiones. Ser paciente con ellos y hacerles disfrutar de las cosas, incluso triviales como amarrarse los cordones o manipular una brújula desarrolla un sentido de logro en ellos. Dejar que ellos tengan voz y voto en los asuntos de familia como pintar una habitación, colocar plantas en macetas en la casa o comprar un perro puede ayudar a que se sientan importantes. Los padres deben tener cuidado al conversar públicamente y en privado con sus hijos. Amonestar y, a veces elogiar a un niño en privado tiene un efecto mayor que lo contrario.

Presentar las debilidades de un niño de una manera que se para desarrolle una mentalidad positiva y evite comentarios negativos ayuda a aumentar la confianza en estos niños. Se vuelven resistentes, no se ven afectados por la presión de grupo y no se intimidan por la crítica o burla y tienen menos probabilidades de estar a la defensiva cuando se les cuestiona.

Los niños pueden disminuir fácilmente su motivación y los padres deben pensar en nuevas formas de apoyarlos y dar a conocer su aprecio. Esto ayuda a establecer metas para sí mismos y tratar de llegar a ellos. Necesitan estímulo especial para tomar nuevos desafíos en la escuela o en el juego.

Ayudar a los niños a tomar gradualmente el control de sus actividades diarias también puede ayudarlos a ser más responsables y a desarrollar su confianza sin ser arrogante o engreído. Presentándoles oportunidades para tomar decisiones, como por ejemplo lugares que desean para pasar tiempo o el tipo de ropa que desean usar, los niños acogen un sentido de logro y de razonamiento. Los niños se vuelven asertivos pero no agresivos al dejar conocer sus necesidades.

Haciendo hincapié en sus puntos fuertes y alabando sus habilidades puede ayudarles a concentrarse en sus habilidades y talentos. Dar a conocer sus logros y cualidades especiales, entre familiares y amigos les da un sentido de pertenencia. Sus habilidades en el deporte o en las artes les puede ayudar a apreciar su papel de líderes o jugadores del equipo.

Un niño crece para ser un individuo responsable, depende del respeto que él o ella ha ganado en la familia. Por lo tanto la interacción de los padres con sus hijos tiene una fuerte influencia en la relación del niño con otras personas. Una crianza sensible y respetuosa hará un niño cariñoso, sensible y respetuoso con los demás.
Créditos: Imágen cortesía de [photostock] / FreeDigitalPhotos.net

s2Member®