Fortalecimiento en Acción

ago 24, 2011 by

Print Friendly

tomando acciónDar el primer paso

Si alguna vez has estado atascado en la rutina de la inercia, probablemente conoces el sentido de inutilidad desvalida que asume tu vida. Quieres que tu vida cambie, pero te sientes impotente de hacer algo tu mísmo. Te encuentras constantemente haciendo planes para mejorar tu vida, pero ni te acercas a tomar acción porque parece muy intimidante.

¡Aunque tomar acción puede intimidarte y asustarte, también puede fortalecerte! Si aprendes a usarlo con eficacia, podrá proporcionarte el combustible para avanzar hacia la realización de las circunstancias de tu vida. ¡Cuándo haces esto, te das cuenta de que no había nada que temer en primer lugar, y que nunca podrás quedar atascado otra vez!

Aquí hay tres simples pasos que te muestran como comenzar:

1) ¡Primero, asegurate de entender que tu vida es del modo en que es ahora mismo debido a tu indecisión a tomar acciones! Esto es importante, porque así entenderás la importancia de avanzar no importa cuán anxioso te sientas al principio.

Luego, decide sobre una acción que conseguirá que ruede la bola. Piensa en tu vida ahora mismo, y pregúntate cuales situaciones deseas cambiar primero. Podrías escoger tu carrera, relaciones, salud, situación financiera, o algo más que te haga sentir impotente y atascado. Entonces piensa en una acción simple que puedas tomar para inspirar algún cambio positivo. No tiene que ser una gran acción, solamente ALGO para comenzar a construir el impulso.

2) ¡Una vez que has decidido tu paso de acción, tendrás que empujarte a tí mísmo para tomarlo cueste lo que te cueste! Esto puede parecer increíblemente difícil o aún asustadizo, pero recuerda que la mayoría de las cosas a las que le temes no van a suceder. De hecho, aún no puedes tener una razón clara para sentirte asustado – solamente tienes miedo de lo ” desconocido”. Date ánimo o empújate de cualquier modo para que avances al menos un poquito. ¡Después de que tomes ese primer paso, asegúrate de dejar cualquier expectativa de las cosas que pasarán debido a ello, y permitete sentirte grande simplemente porque hiciste algo al respecto!

3) Repite el paso anterior. Una vez que has tomado un paso adelante, tendrás que seguir animándote a tomar otros. Considera esto: ¡Incluso si tomas cien pequeños pasos en un mes, estarás dando progresivamente esfuerzos positivos para hacer cambios en tu vida, que talvez no resolverán el problema totalmente, pero traerán mejores circunstancias!

Las buenas noticias son que tomando rápidamente acción comienzas a construir impulso. ¡Así como la no acción crónica puede crear un ciclo de reacción negativa y estancamiento con el tiempo, siendo proactivo puedes crear un ciclo positivo que sigue creciendo! Se vuelve más fácil mientras más lo hagas, lo que tarde o temprano lo hará parecer fácil – y tu continuarás fortaleciéndote con cada paso que tomes.

Créditos:

Image: Sura Nualpradid / FreeDigitalPhotos.net