El arte de la visualización y la meditación

Jun 17, 2013 by

Print Friendly, PDF & Email

visualizationHay muchos tipos y formas de meditación y muchas personas están poco a poco dándose cuenta de la importancia de la meditación en su vida cotidiana. Incluso los médicos están aceptando a la meditación como una forma de tratar ciertas condiciones de salud como la depresión.

La meditación es considerada un arte en sí mismo. Se necesita mucha práctica para dominarla. Si realmente estás de lleno en la meditación, entonces es mejor que empieces a dominar el arte de la visualización.

La visualización es utilizada por casi todos los individuos. Pero es más evidente entre los niños, a medida que envejecemos, utilizamos menos esta técnica. Los niños tienen una imaginación salvaje. A pesar de que no estás consciente, en realidad utilizas la visualización de una manera u otra. Lo que debes hacer es saber que haces y ser más consciente de ti mismo.

La mediación usa la visualización muy a menudo. De hecho, la mayoría de los ejercicios de meditación con los que las personas se familiarizan  son incluso de visualización. Así que antes de concentrarte en otros ejercicios de meditación complicados, primero debes ser capaz de dominar este arte específico.

Algunas personas pueden pensar que la visualización es fácil de dominar, bueno, eso puede ser cierto. Por otro lado, también hay personas que luchan con esto. La visualización se hace más fuerte sólo si se practica regularmente, y siempre debes estar preparado y concentrado para que toda tu imaginación fluya.

Si deseas dominar la visualización, puedes intentar este sencillo ejercicio. Elige un objeto determinado en tu casa, recoge todo sobre la mesa y no dejes nada solo el objeto. Mira el objeto elegido y trata de absorber todos los detalles específicos. Puedes tratar de mirar fijamente en el tamaño, color, forma y color de la luz en él. Luego, memoriza todos los detalles si es posible.

El siguiente paso es cerrar tus ojos y trata de imaginar el objeto que elegiste dentro de tu mente. Pregúntate si recuerdas todos los detalles, o si olvidaste alguno de ellos. Mientras haces esto, piensa en tus sentimientos acerca del ejercicio. Una vez más, pregúntate si te sientes estresado por el ejercicio o si estás interesado.

Ahora, borra el objeto de tu mente. Imagina otro objeto que se encuentre en tu casa. Observa y presta mucha atención a los detalles. Después de eso, abre los ojos y busca en la casa ese objeto en particular. Era el objeto igual al que imaginaste? ¿Perdiste ciertos detalles, si es así, cual/es? Debes preguntarte una vez más lo que estás sintiendo mientras haces el ejercicio.

Ahora, debes regresar a la mesa y recordar un determinado objeto de tu pasado. Presta mucha atención a todos los detalles. Después de hacerlo, trata de ubicar el objeto en su entorno adecuado.

A medida que avanzas en el ejercicio, te habrás dado cuenta de que hay ciertos vacíos que los llena la imaginación. Por lo tanto, puedes ahora decir cuál parte del objeto es real y cuál no lo es? ¿O qué parte provino sólo de tu memoria?

También pregúntate acerca de tus sentimientos. Si eres un principiante, la visualización es bastante estresante, pero no te preocupes porque esto es  normal. Muy pronto, los sentimientos de estrés desaparecerán y puedes hacer ejercicios de visualización con más facilidad que antes. Así que no te detengas ahora sólo porque tienes dificultades, simplemente sigue practicando.
Créditos:

Image: SOMMAI / FreeDigitalPhotos.net

s2Member®