Aprenda a olvidar y vuelva a construir su confianza

Dic 30, 2013 by

Print Friendly

ConfianzaMuchos de nosotros estamos experimentando "la calma antes de la tormenta". Estamos bajo la impresión de que el presente es sólo un engaño y que nuestra vida está por comenzar. Creemos que todo lo que teníamos hasta la fecha eran falsos comienzos. Y cuando el mundo nos ve firmemente afirmamos que estamos solo empezando.

La velocidad en la que ocurren los cambios en este mundo, nos llevan a creer que este cambio es un suceso repentino, espectacular e irreversible del cual todo el mundo toma nota. La necesidad es que nos demos cuenta de que, como siempre, el cambio es todavía un movimiento de avance gradual e implica una gran cantidad de esfuerzo diario. Nos presionamos para hacer realidad el cambio y entramos en un círculo vicioso de depresión cuando nada nos sale como queremos.

Tenemos que dejar de pensar en los días malos y en los fracasos que son pocos pero notables y fijar la mirada en nuestros éxitos que son graduales y no se notan de inmediato ante nuestros ojos. Uno debe " dejar ir " el poder paralizante del fracaso. Esto implica comprender y aplicar la necesidad de cambiar. En muchas ocasiones nos resistimos al cambio, ya que este puede ser doloroso y lleno de incertidumbres. Experimentamos una falsa sensación de seguridad por estar quietos y no tomar riesgos que sabemos pueden ser necesarios.

Si un niño que aprende a caminar decide que es mejor sentarse que tomar el riesgo de caminar y caerse por las escaleras o en el inodoro, nunca podría caminar toda su vida. Del mismo modo, hay que mirar a las fallas como nuestros pasos de bebé hacia el objetivo de construir una vida. Dejando atrás los recuerdos y signos seguros de fracaso y de que puede no ser fácil.

  

“Olvidar" puede exigirnos que establezcamos metas a corto plazo, esto puede parecer que nos lleva en una dirección completamente nueva. Podemos estar preocupados de perder de vista nuestro objetivo y resistirnos a tal cambio. Uno debe darse cuenta de que cada objetivo alcanzado, ya sea a corto o largo plazo es un paso hacia el impulso de nuestra confianza y esto se suma a la consecución de nuestro objetivo.

Algunas veces, incorporación un cambio puede hacernos parecer inconsistentes y sin saber cuáles son los objetivos. Un ejemplo puede ser el de Warren Buffett, que comenzó su negocio como un repartidor de periódicos y terminó como banquero de inversión, al mismo tiempo, inadvertido por los medios de comunicación o analistas de negocio. El desarrollo de la confianza no tiene una fórmula simple y directa a implementar.

Uno de los mejores ejemplos de olvidad los peores acontecimientos es la del mercado de valores. El análisis de las ganancias diarias hechas le mostrará una forma bastante irregular de crecimiento, mientras que el panorama general muestra un crecimiento definido y prominente durante una década o más. Del mismo modo, tenemos que mirar "un día malo" como un fenómeno pasajero en comparación con la prolongada permanencia de un progreso lento pero constante. En nuestro empeño por lograr el progreso recordemos el progreso puede "tocar fondo" pero no tiene "tope".
Créditos: Imágen cortesía de [imagerymajestic] / FreeDigitalPhotos.net

s2Member®